Publicado el 1 comentario

Breve historia de la cerveza 1

Iniciamos la publicación de artículos en el blog, como no podía ser de otra forma, con una breve historia de la cerveza.

Entre los 12000 y los 9000 a de C sucedió lo que los antropólogos llaman “la Revolución del Neolítico”. Fue la transición gradual y de la comunidades humanas de una economía de caza y recolección a una de agricultura y ganadería. Y es justamente durante este periodo que aparecen los ingredientes básicos de la elaboración de la cerveza: la domesticación de ciertos gramos, la fermentación salvaje de los mismos y el saborizado de esos caldos con hierbas aromáticas.

La evidencia arqueológica indica que hacia el 5000 a de C los sumerios ya producían caldos fermentados de dátiles, granada y cereales. Sin embargo es probable que la fermentación salvaje de estas bebidas las hiciera algo burdas y alcohólicas, pero sin duda refrescantes y estimulantes. Estas proto cervezas que los sumerios producían resultaron tan valiosas que incluso fueron utilizadas como una forma de moneda. Sabemos que hacia el 3500 a de C los habitantes de Ur producían cerveza de tan buena calidad que servía para intercambiarla por madera, cobre e incluso piedras preciosas. Sabemos también que incluso los reyes sumerios publicaron leyes con el fin de estandarizar y homologar la producción de cerveza en sus dominios.

Con el colapso del antiguo Imperio Sumerio debido a las invasiones de bárbaros llegados de las estepas los secretos de la elaboración de la cerveza se dispersaron por todo el medio oriente pasando rápidamente a Egipto. Se sabe por las inscripciones que el faraón Ramsés III era sumamente aficionado a la cerveza y que solía beberla en finos tarros de oro. Con la conquista romana de Egipto el vino se convirtió en la nueva bebida favorita de élites romanizadas, pero la cerveza se mantuvo como la bebida preferida del pueblo.

Para estas antiguas civilizaciones, era costumbre beber la cerveza sin filtrar. La cerveza que no había pasado por ninguna fase de tamizado o asentamiento se bebía a través de popotes que ayudaban a evitar los sedimentos gruesos. El popote se utilizaba también para atravesar la capa de levadura y las cáscaras que flotaba en la superficie de estas cervezas rústicas.

Los primeros indicios de producción de cerveza en Europa datan del 3000 a. de C. Es incierto si los europeos descubrieron el proceso de fermentación ellos mismos o si la tecnología de producción de cerveza utilizada en Europa se basó en conocimientos venidos del Medio Oriente. Para la época helenística (alrededor del 500 a. C.), los griegos elaboraban cerveza como sus antepasados habían hecho antes que ellos. Pero debido al contacto con los cartagineses y los romanos los griegos empezaron a beber cada vez más vino en lugar de cerveza, lo que coincidió con la noción creciente que el vino era una bebida más “civilizada”. Este cambio de preferencias se refleja en sus escritos. Si bien muchos escritores griegos vieron la cerveza como una bebida bárbara, inferior al vino, algunas de las obras de los primeros escritores y filósofos griegos adoptaron una posición neutral hacia las cualidades de la cerveza frente al vino e incluso le atribuían cualidades medicinales a la cerveza.

Según el historiador Plinio (23-79 d. C.) los romanos aprendieron las técnicas de elaboración de cerveza de los egipcios. Sin embargo, los romanos generalmente bebían solo vino, y generalmente despreciaban la cerveza y a sus bebedores, a quienes se referían como “bárbaros” y gente “incivilizada” . La expansión del Imperio Romano coincidió con la expansión del consumo de vino y la viticultura en Europa. Por ejemplo, Cornelio Tácito (56-120 d. C.) se refirió a la bebida de los teutones alemanes como: “Un brebaje horrible fermentado a partir de cebada o trigo, un brebaje lejanamente parecido al vino”.

Pero en muchas otras regiones europeas que ahora están asociadas con el vino, la gente no bebió vino sino cerveza durante miles de años. Por ejemplo en lo que ahora es Francia, España, Portugal y el norte de Italia, la gente bebía cerveza, no vino, antes de la llegada del Imperio Romano. No hay duda de que los pueblos celtas de Europa (en zonas de que hoy son Bélgica, Alemania y Gran Bretaña) eran ávidos bebedores de cerveza desde tiempos muy tempranos. Y es lógico porque en esas regiones es difícil cultivar uvas.

Sin embargo con la conquista romana de Europa, la cultura del vino se extendió al norte de Italia (sobre el río Po) y al sur de Galia (Francia), seguida de la Península Ibérica (España y Portugal), y más tarde aún por el norte de la Galia (norte de Francia y Bélgica). Aunque la introducción y la producción de vino solían ir en detrimento de las culturas locales bebedoras de cerveza en las regiones conquistadas por los romanos, algunas tribus celtas continuaron tomando cerveza. Especialmente en las áreas exteriores al norte del Imperio Romano donde la influencia de las tribus germánicas era fuerte y donde el vino era difícil de
obtener. En lo que ahora se llama Gran Bretaña, Bélgica y Alemania, la cerveza se consumía en grandes cantidades a pesar del dominio romano.

En el siglo V d.C., los pueblos germanos tomaron el control de gran parte del occidente del Imperio Romano, lo que significó un “gran renacimiento de la cultura de la cerveza”. Después de medio milenio de gobernantes bebedores de vino, los gobernantes bebedores de cerveza tomaron el poder nuevamente, y la percepción negativa acerca de la cerveza y de las personas que beben cerveza como incivilizadas se volvió anacrónico.

Otro aspecto interesante es el relativo a los roles de género. En la historia temprana eran las mujeres quienes elaboraban cerveza. Los egipcios veían la elaboración de cerveza como una tarea doméstica y, por lo tanto, femenina (como la preparación de la comida), y para ellos, la la diosa Hathor fue la “inventora de la de cerveza”. La producción de vino en cambio era vista como un proceso más complicado y, por lo tanto, una actividad asignada a los hombres. Solo hasta el siglo VIII d .C. y con la expansión del cristianismo y los grandes monasterios, los hombres pasaron a hacerse cargo de la tarea de elaborar cerveza, aunque las mujeres continuaron teniendo un papel importante en las pequeñas cervecerías caseras a lo largo de toda la Edad Media.

Hasta aquí esta primer entrega mis aguiluchos, sigan disfrutando de su Águila Real en cualquiera de sus presentaciones y salud.

1 comentario en “Breve historia de la cerveza 1

  1. En ocasiones las personas no nos damos a la tarea de profundizar en la historia, pocos somos los que leemos y obviamente ciertos géneros, así que se agradece en historias cortas que te den conocimiento, que son amenas y no te llaman de tantos datos, y más de cosas que parecen triviales, pero vaya historia que se encuentran detrás de su origen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *